Login

Our

Cerrar Login

Login

Qué gastos conlleva vender una vivienda Home / Qué gastos conlleva vender una vivienda

Qué gastos conlleva vender una vivienda

Vender una vivienda se ha convertido en una opción muy a tener en cuenta debido a la reactivación del mercado inmobiliario. La mejoría global de la situación económica y el elevado precio de los alquileres han provocado que la demanda de pisos haya comenzado a cambiar los contratos de arrendamiento por nuevas hipotecas. Este nuevo escenario ha creado una situación muy beneficiosa para los que buscan vender un inmueble, y es que el contexto actual es el ideal para hacerlo, y lo seguirá siendo durante los próximos años. No obstante, vender una propiedad no supone únicamente llenarse los bolsillos, también es necesario asumir gastos y pagar una serie de impuestos.  

Para explicarte esta materia burocrática de la mejor manera posible, nos hemos puesto en contacto con Futurpiso, una agencia especializada en el asesoramiento de este tipo de operaciones. Esta inmobiliaria ubicada en Paiporta (provincia de Valencia) es experta en guiar a sus clientes por el complicado terreno de los impuestos de venta, ya que existe mucha confusión al respecto, sobre todo a la hora de saber quién debe asumirlos, ¿comprador o vendedor? A continuación resolveremos esta cuestión.

Te contamos cuáles son los gastos de vender una vivienda

¿Qué impuestos debe pagar el vendedor de una vivienda?

En líneas generales, todo aquel que vende una vivienda debe hacerse cargo de pagar el IRPF, la plusvalía municipal, la cancelación de la hipoteca (si se diera el caso de que existe una carga sobre la propiedad) y los gastos de notaría.

IRPF

Todo aquel propietario que venda una vivienda o cualquier otro tipo de inmueble debe saber que la operación estará sujeta a la tributación por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), siempre que claro, residan en España. En caso de vivir en otro país, la venta de la propiedad deberá declararse en el Impuesto sobre la Renta de no Residentes. Todo este proceso es necesario debido a que la ganancia patrimonial obtenida de la transacción debe quedar registrada en la declaración de la renta.

Cabe señalar que esta ganancia es la diferencia entre el valor de la vivienda y el valor al que se adquirió el inmueble. En el caso de que la vivienda se venda por una cantidad inferior por la cual se compró, se considera que hay una pérdida patrimonial. En este caso, no debe de tributarse la operación.

Plusvalía municipal

También conocida como Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana, la plusvalía municipal es el impuesto que hace referencia al aumento de valor de una vivienda durante los años que perteneció a un propietario hasta que este la vende (o la dona). Al igual que el IRPF, esta tasa no debe pagarse cuando la operación ha tenido pérdidas para el vendedor.

Gastos de notaría

En el caso de que el vendedor siga pagando la hipoteca, deberá hacer frente a una cancelación económica y también, a una cancelación registral. Este trámite conlleva realizar la cancelación de la hipoteca en la notaría, esta escritura debe ser trasladada al registro de la propiedad con el objetivo de eliminar cualquier carga sobre el inmueble. De esta forma, el nuevo propietario no asumirá la deuda. El gasto de este proceso debe ser pagado por el vendedor y suele rondar los 1.000 euros.